e-Legales

Información para ser legales en Internet


Deja un comentario

Intentan linchar a una adolescente por divulgar datos sexuales de chicos de 13 y 14 años en Instagram

instagram-logoInstagram, aplicación que permite compartir fotos en diferentes redes sociales, ha sido objeto de varias polémicas esta semana. La última, el intento de linchamiento por parte de un grupo de adolescentes que trataron de acceder a la escuela de quien había subido varias fotos de sexting de ellos a Instagram.

Al parecer, una estudiante sueca de 17 años había solicitado fotos de sexting para ponerlas en Instagram con la promesa de no desvelar la fuente de quien le pasara las fotos. Su cuenta se llenó de cientos de fotos de niños y niñas de 13/14 años, muchos con sus nombres incluidos y con las supuestas actividades sexuales que se realizaron. Según comentan los afectados y sus compañeros, no había desnudos ni fotos comprometidas, pero las sugerencias y esas supuestas actividades sexuales fueron suficientes para enfurecer a los afectados. Había tantas fotos en esa cuenta de Instagram, que varios estudiantes se organizaron por Facebook para encontrar a los culpables y cuando encontraron a la autora, hicieron un llamamiento para ir a su escuela para lincharla.

La policía acordonó y protegió el centro escolar pero eso no impidió que se produjeran disturbios y algaradas. Los jóvenes lanzaron piedras a los agentes, saltaron encima de los coches y tumbaron farolas y papeleras.

Nuevamente se demuestra la facilidad con la que las personas son difamadas a través de Internet, basándose en simples rumores, y la velocidad con la que se organizan y promueven prácticas antisociales que acaban causando serios disturbios.

Fuente: Ars Technica.

También te puede interesar


Deja un comentario

Burlarse de los muertos en Facebook también puede ser delito

Los padres de una adolescente de Kent (Reino Unido) que falleció hace dos años, han denunciado que su recuerdo en las redes sociales ha sido «destruido» por mensajes insultantes enviados por un joven de 17 años.

Este joven que publicó mensajes ofensivos contra el recuerdo de Charlotte Porter en una página póstuma que la familia tenía sobre ella en Facebook, una año después de su fallecimiento, había sido condenado ya en 2011 a 18 semanas de prisión por publicar otros mensajes ofensivos en un foro online.

La madre de Charlotte Porter afirmó que no se pueden permitir actitudes de trolls como este que están destrozando familias.

La fiscalía británica inició más de 2.000 procesos al amparo de la sección 127 de la Communications Act en 2011, y al menos 2 personas fueron encarceladas por este tipo de publicaciones en Internet. Las autoridades han recordado que el principio fundamental para las publicaciones online es que lo que es ilegal fuera de la Red, también lo es online.

Fuente: BBC

También te puede interesar

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank


Deja un comentario

Hábitos ciberdelictivos de los adolescentes madrileños

El Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid encargó un estudio sobre riesgos y abusos a la fundación para una infancia y adolescencia saludable (CONFÍAS). Entrevistaron a 1.509 adolescentes de colegios de Secundaria. El resultado del informe Patrones de uso, abuso y dependencia a las tecnologías de la información y comunicación en menores de la Comunidad de Madrid son seis perfiles de chicos y chicas que van desde el uso responsable al más transgresor.

En el colegio Las Rosas de San Blas, fueron expulsados hace tres meses tres alumnos por insultar a profesores y colgar sus fotos en Tuenti.

Casi el 20% admite haber insultado por Internet (como los chicos del colegio de Las Rosas que tildaron de “pederasta” a uno de los maestros). Son casi los mismos que han sido alguna vez insultados. “La mayoría son a la vez víctimas y agresores”, resalta el estudio. Y añade: “quizá muchos lo perciben como un juego más que como un acoso”.

Fuente: El País