e-Legales

Información para ser legales en Internet


Deja un comentario

La trascendencia legal del ‘sexting’

El fenómeno del sexting se extiende como una mancha de aceite. Menores de edad, en su mayoría adolescentes, crean y difunden imágenes de alto contenido erótico o sexual de sí mismos o de terceros por medio de su teléfono móvil.

Cuando esas imágenes salen del contexto privado y llegan a ser de dominio público o incluso aparecen colgadas en Internet, el daño es irreparable. La intimidad de la persona que protagoniza las fotografías o vídeos se ve seriamente afectada y, con ello, suelen llegar otras consecuencias, como el linchamiento social del entorno próximo en forma de ciberbullying.

Por otro lado, estos actos tienen no poca trascendencia legal, puesto que son imputables como delitos relacionados con la pornografía infantil ya que, al fin y al cabo, se trata de menores de edad en situaciones que pueden ser catalogadas como pornográficas.

La etapa vital de los adolescentes se caracteriza, entre otras cosas, por un elevado nivel hormonal y por una escasa percepción del riesgo en términos generales. De esta forma, el sexting es observado como algo divertido y sensual, sin tener en cuenta sus potenciales consecuencias.

La inmediatez del teléfono móvil y sus posibilidades audiovisuales hacen el resto, con lo que grabar y enviar es posible en menos de un minuto y en cualquier momento y lugar.

La organización PantallasAmigas, mediante el sistema de vigilancia Ciberalerta, ha constatado la evolución alarmante del fenómeno. Si antes del verano ya se trataba de una cuestión significativa, en los últimos meses los datos que llegan son más preocupantes.

En España no se conocen casos relevantes, pero por semejanza con otro tipo de situaciones delicadas relacionadas con el uso de los teléfonos móviles o de Internet, va a ser un nuevo reto que nuestra sociedad debe afrontar.

Por ello, PantallasAmigas ha desarrollado una completa página web de apoyo a la labor de prevención, con datos, consejos y animaciones preventivas, que se pueden encontrar en Sexting.es.

Según Jorge Flores Fernández, responsable de la iniciativa PantallasAmigas es preciso comenzar a actuar. No podemos esperar al primer caso grave para empezar a pensar qué hacer para prevenir el siguiente. Sabemos que es una amenaza cierta y tenemos la responsabilidad de tratar de minimizar su impacto cuanto antes.

Fuente: Baquía


1 comentario

Consecuencias legales de envíar virus y amenazas

El 50% de la población mundial conectada a la red tiene que enfrentarse a una cifra aproximada de 2.000 nuevos y mutados virus diarios, casi 50.000 intentos de phishing por mes, y a más de 1.000.000 de equipos infectados al año, empleados para expandir bots, rootkits y troyanos, además de otro tipo de malware. El ataque a un ordenador privado, es decir, la destrucción de datos ajenos, está penado en España con entre uno tres años de prisión y multa de 12 a 24 meses.

Cuando se trata de menores, el número de amenazas se incrementa. Cada vez más niños y adolescentes son repetidamente amenazados, acosados o humillados por otros menores – cyberbullying – mediante mensajes de texto, correo electrónico, mensajería instantánea o cualquier otro medio digital tecnológico. En el código penal, la sanción básica para las amenazas supone prisión de tres meses a un año; las calumnias e injurias, multa de 6 a 12 meses más indemnización por daños.

No son estos los únicos casos penados y que la mayoría de menores y padres considera no tienen repercusiones punitivas. Se hace, por tanto, necesaria por un alado una información hacia padres y, por otro, una educación a hijos en conceptos como Ciber-ética, Netiquette (el “protocolo” que se debe utilizar en las comunicaciones online) Privacidad Online o Ciber-seguridad. Si tenemos un código que hemos de respetar al salir a la calle, hemos de saber que en Internet ese código tiene igual vigencia.

Fuente: noticiascadadia.com