e-Legales

Información para ser legales en Internet


1 comentario

En España los delitos informáticos podrán ser castigados con la cárcel

El Gobierno de España ha aprobado el Proyecto de Reforma del Código Penal según la cual, los ataques informáticos pasan pasarían a considerarse un delito que está tipificado hasta con penas de cárcel.

Los delitos informáticos han pasado pasarían a tener consideración de delito penal tras la aprobación del si sale adelante el proyecto de reforma de código penal por parte del Gobierno de España.

Se tipifican en el proyecto como delito los ataques informáticos y se incluyen como conductas punibles las consistentes en:

  • Borrar, dañar, deteriorar, alterar, suprimir o hacer inaccesibles datos o programas informáticos ajenos.
  • Obstaculizar o interrumpir el funcionamiento de un sistema de información ajeno.
  • El acceso sin autorización vulnerando las medidas de seguridad a datos o programas informáticos contenidos en un sistema informático o en parte del mismo.

Los delitos relacionados con la propiedad intelectual también han sido serían modificados, de manera que los “pequeños manteros”, según palabras de Moncloa, podrán no ir a la cárcel.

Según el Consejo de Ministros, esta reforma pretende dar respuesta penal ante “nuevas formas de criminalidad, como las derivadas de las nuevas tecnologías”, entre otros objetivos, como el de someterse a las “obligaciones internacionales que España tiene contraídas, y más específicamente en el ámbito de la armonización jurídica europea, que exigen adaptaciones de nuestras normas penales”. En este caso concreto se inscribe, entre otros, la tipificación penal de los delitos informáticos.

Con esta reforma del Código Penal también se legisla pretende legislar la responsabilidad penal de las empresas, quienes podrán ser multadas, inhabilitadas o, incluso, disueltas.

Fuente: Segu-Info


Deja un comentario

Una foto en ‘topless’ de una compañera de clase puede significar ‘pornografía infantil’ en Oklahoma

Tres adolescentes de Stillwater (Oklahoma, EEUU) podrían enfrentarse a la acusación de pornografía infantil por una foto en el móvil en la que aparece una compañera de clase en topless, en el último caso de sexting que se ha detectado en la zona. Los adolescentes podrían terminar en el registro de delincuentes sexuales.

Las autoridades del Estado apelan a la responsabilidad de los padres para que revisen los teléfonos y hablen con sus hijos para prevenir estos problemas. Según la fiscalía del distrito de Oklahoma, el 20% de los adolescentes reconocen compartir fotos desnudos por medio de sus teléfonos celulares.

Mientras la policía de Stillwater sigue investigando para averiguar a cuántos menores llegó la foto, aún no han presentado cargos.

Fuente: KOCO


Deja un comentario

Dos alumnas denuncian a su instituto por castigar sus fotos ‘sugerentes’ en MySpace

Dos alumnas estadounidenses han demandado, de la mano de la American Civil Liberties Union, a los responsables de su distrito escolar por el castigo que les impusieron después de descubrir las fotos eróticas que habían publicado en MySpace durante sus vacaciones estivales.

Según la demanda el instituto de Churubusco (Indiana) vulneró la libertad de expresión de las adolescentes al prohibirles participar en actividades extraescolares (deportivas) basándose en algo que no tenía nada que ver con el centro, además de humillarlas al obligarlas a disculparse ante una junta de profesores compuesta totalmente por varones y a asistir a tutorías especiales.

Según el Tribunal Supremo de Estados Unidos, los alumnos pueden ser castigados por actividades que realicen fuera del colegio, siempre y cuando esas actividades perjudiquen, impliquen peligro o puedan acabar afectando la actividad escolar.

El centro se defiende alegando que aplicaron el código atlético de la región, que autoriza a los centros a expulsar de las actividades deportivas a cualquier alumno/a cuyo comportamiento dentro o fuera del colegio pueda afectar el ambiente educativo, la disciplina o la moral del instituto.

Según John Palfrey, co-director del Berkman Center for Internet and Society de la universidad de Harvard, para los adolescentes no existe diferencia entre el mundo online y el offline.

Fuente: New Zeland Herald


Deja un comentario

Las consecuencias penales de hacerse con pornografía infantil en la red

A lo largo de esta reflexión el abogado Carlos Sánchez Almeida repasa la evolución del delito de la pornografía infantil en el código penal español y las consecuencias penales de hacerse, aunque sea por accidente, con este tipo de material a través de la red, sobre todo en redes p2p.

“Los legisladores que aprobaron en 1995 el nuevo Código Penal español, pese a incluir un buen número de delitos informáticos de nuevo cuño, tuvieron una omisión imperdonable: no tipificar como delito la distribución de pornografía infantil.

En 1996, al poco de entrar en vigor el nuevo texto del Código Penal, se produjo la detención de dos estudiantes en Vic, acusados de distribuir imágenes pornográficas de menores. Ante el vacío legal, el juez se vio obligado a archivar la causa contra ellos, con el consiguiente escándalo.

La Ley Orgánica 11/1999, de Modificación del Título VIII del Libro II del Código Penal, vino a enmendar el entuerto, criminalizando la producción, venta, distribución, o exhibición de material pornográfico utilizando menores de edad o incapaces, así como la posesión de dicho material para la realización de cualquiera de las expresadas conductas.

La nueva redacción, si bien permitió la persecución de las redes de distribución, ofrecía una vía de escape para aquellos detenidos que alegaban que la posesión de pornografía infantil no tenía como objetivo la distribución, sino el consumo propio. Ello dio lugar a una nueva reforma legal, operada por la Ley Orgánica 15/2003, que fijó el texto del artículo 189, apartados 1 y 2, actualmente en vigor:

1. Será castigado con la pena de prisión de uno a cuatro años:

a.
El que utilizare a menores de edad o a incapaces con fines o en espectáculos exhibicionistas o pornográficos, tanto públicos como prifvados, o para elaborar cualquier clase de material pornográfico, cualquiera que sea su soporte, o financiare cualquiera de estas actividades.

b.
El que produjere, vendiere, distribuyere, exhibiere o facilitare la producción, venta, difusión o exhibición por cualquier medio de material pornográfico en cuya elaboración hayan sido utilizados menores de edad o incapaces, o lo poseyere para estos fines, aunque el material tuviere su origen en el extranjero o fuere desconocido.

2.
El que para su propio uso posea material pornográfico en cuya elaboración se hubieran utilizado menores de edad o incapaces, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión o con multa de seis meses a dos años.

En los siguientes apartados del artículo 189 se establecen penas de hasta ocho años de prisión por conductas agravadas, en función de la edad de las víctimas, carácter vejatorio o violento de los abusos, pertenencia a organizaciones delictivas, parentesco, etcétera. Cabe destacar asimismo la especial prevención del apartado 7, donde se tipifica como delito la utilización de la voz o la imagen de los menores en la elaboración de pornografía, aún sin utilizar directamente al propio menor.
El peligro de compartir archivos desconocidos en redes P2P

Al tipificarse como delito la simple tenencia de material pornográfico en el que intervengan menores, se ha disparado el número de intervenciones policiales, no siendo extraño encontrar noticias sobre redadas masivas de internautas que comparten pornografía infantil mediante redes P2P. La Guardia Civil dispone de un programa de búsqueda de imágenes de contenido pedófilo que circulan por la red, mediante el cual se han podido fundamentar numerosas pesquisas.

De la lectura de las diferentes (PDF) sentencias(PDF) judiciales sobre la materia, se desprende una necesaria reflexión sobre los peligros de un uso indiscriminado de las herramientas P2P. Los internautas deben extremar las cautelas sobre el material que comparten, asegurándose de que en ningún caso puedan estar favoreciendo el tráfico de imágenes o vídeos ilegales.

Exceso de rigor penal

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo, de 30 de enero de 2009, estimó parcialmente el recurso de casación de un internauta que había sido condenado a cuatro años de prisión por la Audiencia de Barcelona, por compartir seis imágenes de pornografía infantil. El Tribunal Supremo rebajó la sentencia a multa, por entender que la actual redacción del Código Penal “no puede llevarnos a una interpretación tan abierta que sancione penalmente con penas de prisión que arrancan en cuatro años y se prolongan hasta los ocho años, conductas de internautas que lo único que hacen es navegar por la red, y todo lo más guardar tales imágenes en el sistema (‘incoming’) que se crea automáticamente por diferentes programas informáticos al uso.”

Obsérvese el rigor de la vigente ley penal: la policía judicial, según la sentencia, ponía el tope “accidental” que un internauta se puede descargar por error en cinco imágenes. En el caso comentado, seis imágenes bastaron para que la Audiencia de Barcelona condenase a cuatro años de prisión. Es razón más que suficiente para extremar las precauciones sobre los ficheros que descargamos de Internet, que las redes de pederastas pueden camuflar bajo nombres aparentemente inofensivos.

Si a pesar de adoptar precauciones, apareciese en nuestra carpeta de ficheros compartidos un vídeo manifiestamente ilegal, debe ponerse dicho extremo en conocimiento de la autoridad policial a la mayor brevedad posible.

Así es como venimos al mundo, y como nos vamos de él: solos y desnudos. Si buscamos “bebé” en Internet, aparecen millones de imágenes de niños desnudos, con absoluta naturalidad. Ello es así porque la publicación de imágenes de bebés, despojadas de toda connotación sexual, no es materia de Derecho penal.

El artículo 4.3. de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor dispone que “se considera intromisión ilegítima en el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen del menor, cualquier utilización de su imagen o su nombre en los medios de comunicación que pueda implicar menoscabo de su honra o reputación, o que sea contraria a sus intereses incluso si consta el consentimiento del menor o de sus representantes legales.”

A la luz de la indicada disposición legal, resulta evidente que antes de publicar las imágenes de un menor desnudo en Flickr, Tuenti, Facebook, o cualquier otro sitio de Internet, debe calibrarse bien, y de forma absolutamente objetiva, si dicha publicación puede resultarle perjudicial. Y si los padres no son objetivos, téngase en cuenta que la Instrucción 2/2006 de la Fiscalía General del Estado, establece que el Ministerio Fiscal, ponderando las circunstancias concurrentes, deberá intervenir siempre que los intereses del menor puedan resultar perjudicados.

En lo que se refiere a las fotos de uno mismo, llegada la mayoría de edad se puede disponer libremente, siempre que no ofendan la ley o la estética. Aunque en lo que se refiere a fotos de desnudos, toda precaución es poca, y más en estos tiempos de exhibicionismo impúdico: una vez colgada una imagen en Internet, perdemos el control sobre la misma, especialmente en las redes sociales multitudinarias”.

Fuente: elmundo.es


Deja un comentario

Grabar gamberradas en clase con el móvil puede ser delito

Graban gamberradas en el aula con el teléfono móvil y posteriormente las cuelgan en portales como YouTube. Los profesores constatan que se enfrentan al gamberrismo de los alumnos y una actitud ciertamente inconsciente de los padres. De momento, los reglamentos internos de los centros permiten adoptar medidas disciplinarias contundentes para comatir esta creciente conducta.

La abogada especializada en educación y vinculada al sindicato CCOO Carmen Perona ha llevado en el último año dos casos relacionados con el uso del móvil en clase: en el primero, un profesor había encontrado en Internet un vídeo-montaje con su imagen en situaciones humillantes. En el segundo, unos padres denunciaban por la vía penal a un maestro, al director y al jefe de estudios de un centro por requisarle el teléfono móvil a una alumna.

Aunque el primer caso fue desestimado por el juez y en el segundo el portal retiró el vídeo y no hubo juicio porque no se identificó a los autores, estas dos situaciones son una buena muestra del doble problema al que se enfrentan estos profesores.

La solución: el reglamento interno

Muchos centros educativos han incorporado a sus regimenes internos la prohibición de utilizar el móvil en las aulas y pasillos, pero la norma no siempre se cumple y algunos alumnos incluso graban descaradamente al profesor mientras les reprocha su actitud.

Todas las partes del sistema educativo consultadas, sin embargo, coinciden en que este tipo de situaciones ya se están solucionando con la aplicación del reglamento interno y aplicando el mismo rasero que cualquier otro tipo de indisciplinas.

La abogada Carmen Perona explica que los centros pueden prohibir el uso del teléfono en el aula y requisar el teléfono hasta que los padres vengan a recogerlo, pero no quedárselo. Cuando el teléfono se ha usado para grabar al profesor, alguna pelea o acto de vandalismo, el centro puede coger el teléfono y llevarlo al ministerio fiscal para que investigue si puede haber delito.

El problema afecta sobretodo a los institutos

En los centros de primaria no hay “grandes conflictos” por este motivo, según la impresión de Josep Fernández, miembro de la asociación de maestros Rosa Sensat. En cambio, el problema parece afectar más a los institutos de secundaria. En centros como el IES Llagostera la batalla contra el uso de los móviles en las clases por parte de los alumnos llevó incluso a instalar inhibidores de frecuencia, pero el sistema no ha funcionado como se esperaba porque no afecta todos los operadores a la vez.

El actual director del centro, Josep Besart, asegura que el problema “ha bajado mucho” en los últimos tiempos y lo atribuye a que “se ha endurecido la normativa” para que no se pueda utilizar el móvil en el transcurso de ninguna actividad docente. Además, recomiendan a los padres que “el teléfono móvil no debería entrar en el instituto”.

La Federación de Padres de Enseñanza de Alumnos de Enseñanza Secundaria de Catalunya (FAPAES) también coincide que los padres tienen un papel esencial en la concienciación de sus hijos sobre el uso que deben o pueden hacer de sus teléfonos móviles. “Cuando las familias compran o dan un móvil a sus hijos tiene que acompañarlo de unas normas de uso”, asegura Pere Farriol, el presidente de la asociación.

Estas normas tienen que explicarse al adolescente “con pedagogía” para que las comprenda y asimile porque, tal y como agrega Farriol, al fin y al cabo se trata de “un problema de valores” idéntico al de cualquier otra gamberrada. En el Sindicato de Maestros de Secundaria ASPECP aseguran que este es sólo “uno más de los conflictos” presentes en los centros educativos.

Fuente: argijokin.blogcindario.com


Deja un comentario

Tres alumnas de un instituto asturiano, sancionadas por difundir en Internet fotos de sus compañeros

La dirección del Instituto de Nava, en Asturias, ha decidido sancionar a cuatro alumnas que realizaron fotos de compañeros y las colgaron en la red Tuenti, con tres días de expulsión y una amonestación respectivamente.

El director del instituto de Navas recuerda que «la utilización y difusión de imágenes no autorizadas por el centro es un delito», teniendo en cuenta que los menores grabados son menores de edad. «Está prohibido hacer fotografías en todo el recinto docente y su difusión implica un agravamiento porque no sólo se hace, sino que se difunde».

De repetirse, “el consejo escolar tendría que tomar medidas preventivas, como prohibir que traigan los móviles al centro», vuelve a señalar el director del centro.

Los padres, sin embargo, no perciben que este caso puede ser el inicio de un problema si no se toman medidas urgentes. Los padres de las alumnas sancionadas creen que ha sido una medida desmesurada, ya que «no son fotos malintencionadas». «Entiendo que está mal, pero me parece exagerado», afirma una de las madres, mientras otra añade que «fue un poco excesivo».

Además, los padres califican de «injusta» la sanción porque «la mayoría de los estudiantes cuelgan fotos en Tuenti y no han sido castigados», aseguran. También critican que los profesores no les hubieran alertado previamente de los riesgos que corren al subir fotos en una de las redes sociales a las que los jóvenes son tan aficionados y del castigo que podrían recibir si esas imágenes se tomaban dentro del centro escolar.

«Ella está disgustada y yo me quedé sorprendida y también me disgusté. Es una alumna que nunca ha tenido problemas», añade una de las madres.

Otros casos

Recientemente se han dado, al menos, tres situaciones similares en Oviedo y una en Mieres. Uno de los centros ovetenses es el P. d. A., en el que diez alumnos de primer curso de Bachillerato fueron expulsados por «colgar» en Tuenti fotografías de una profesora, acompañadas de comentarios que la dirección del centro consideró en su momento «inaceptables». Los estudiantes (de 15 y 16 años de edad) fueron expulsados entre dos semanas y tres días, variando en función de su implicación en los hechos.

El Colegio F. M. vivió una situación similar en noviembre, cuando seis de sus alumnos de los ciclos formativos de grado medio, con edades comprendidas entre los 17 y los 18 años, «subieron» también imágenes de dos profesores sin autorización. Fueron expulsados durante tres días. La historia se repetía en el también ovetense Colegio S. I. J., en el que varios estudiantes grababan a sus docentes.

Fuente: argijokin.blogcindario.com