e-Legales

Información para ser legales en Internet


Deja un comentario

El nuevo Código Penal español recoge algunos ciberdelitos contra los menores o que también pueden cometer

El 23 de diciembre entró en vigor la enésima reforma del Código Penal español. En él se incluyen algunas variaciones importantes relativas a los ciberdelitos. Analizamos algunas de ellas:

Modificaciones penales sobre ciberdelitos

  • Será delito “borrar, dañar, deteriorar, alterar, suprimir o hacer inaccesibles datos o programas informáticos ajenos y el acceso sin autorización a datos o programas contenidos en un sistema informático” y también “obstaculizar o interrumpir el funcionamiento de un sistema informático ajeno” (por ejemplo un sitio web).
  • Así mismo se castiga “Descubrir y revelar secretos: acceso sin autorización vulnerando las medidas de seguridad a datos o programas informáticos contenidos en un sistema o en parte de él.” En este delito podría incurrir por ejemplo quien accediese a la cuenta de una red social online de otra persona sin permiso, o quien robase sus fotos de sexting, con intenciones de realizar bullying, acoso o sextorsión, por poner algunos casos.
  • El artículo 183 bis tipifica como delito el grooming cuando se intenta llevar a un encuentro físico. Esta nueva figura delictiva pretende sancionar la conducta de quienes por medios telemáticos (Internet o móviles) contacten con menores de 13 años (edad de consentimiento sexual legal en España) para encuentros con fines sexuales:

    «El que a través de Internet, del teléfono o de cualquier otra tecnología de la información y la comunicación contacte con un menor de trece años y proponga concertar un encuentro con el mismo a fin de cometer cualquiera de los delitos descritos en los artículos 178 [atentar contra la libertad sexual de otra persona, utilizando violencia o intimidación] a 183 [atentar contra la indemnidad sexual de un menor de trece años] y 189 [captar o utilizar a menores de edad o a incapaces con fines o en espectáculos exhibicionistas o pornográficos, tanto públicos como privados, o para elaborar cualquier clase de material pornográfico], siempre que tal propuesta se acompañe de actos materiales encaminados al acercamiento, será castigado con la pena de uno a tres años de prisión o multa de doce a veinticuatro meses, sin perjuicio de las penas correspondientes a los delitos en su caso cometidos. Las penas se impondrán en su mitad superior cuando el acercamiento se obtenga mediante coacción, intimidación o engaño».

  • El sexting entre menores podría quedar recogido en dicho artículo 189, sobre la elaboración de material pornográfico o exhibicionista. Dicho artículo establece penas de prisión también para la posesión y difusión:

    El que produjere, vendiere, distribuyere, exhibiere, ofreciere o facilitare la producción, venta, difusión o exhibición por cualquier medio de material pornográfico en cuya elaboración hayan sido utilizados menores de edad o incapaces, o lo poseyere para estos fines, aunque el material tuviere su origen en el extranjero o fuere desconocido.

  • Se tipifica como delito la captación de niños para participar en espectáculos pornográficos y la responsabilidad de quien se lucra. Esto podría incluir los casos en que se fuerza o convence (con pago o no) a menores para producir autopornografía con sus webcams o teléfonos móviles.

Críticas a la reforma

Alguna de estas reformas ha sido criticada en ámbitos online, por las siguientes razones:

  • Convertirían en delito algunas prácticas comunes del hacktivismo, como los ataques DDoS, en cumplimiento de una Directiva europea.
  • El definir como delito la obstaculización de un sistema informático es tan vago que podría dar pie a criminalizar muchas formas de protesta online masiva, como el envío masivo de correos electrónicos o la simple visita simultánea a un web.
  • Incluso podrían cometerse delitos de forma totalmente involuntaria, al obstaculizarse por parte de los visitantes el funcionamiento de un web cuyos recursos para la respuesta no estuvieran convenientemente dimensionados, o al interrumplir un proveedor de servicios online el funcionamiento por causas técnicas. También las personas cuyo ordenador haya sido infectado y formen parte de una botnet implicada en un ataque DDoS podrían estar cometiendo un delito, según la nueva formulación del Código Penal.
  • Se critica también que no se refleje la proporcionalidad entre los daños presuntamente causados por una interrupción de protesta de un web, con los que causaría el bloqueo de una carretera o el acceso a un establecimiento público.
  • Se considera de díficil aplicación práctica por la cantidad de ataques en grado de tentativa que realizan habitualmente los robots de los crackers cada pocos minutos en la mayoría de webs.

PantallasAmigas y los delitos online

Guía e-legales para la gente 'legal' de InternetPantallasAmigas, dentro de su objetivo de promover una ciberciudadanía responsable con especial atención a la infancia y a la adolescencia, ofrece en su Guía e-Legales pautas para saberse manejar en los temas legales en Internet: cuándo están cometiendo un delito contra nosotros, cuándo nuestras acciones traspasan el límite de lo legal, etc.

La guía, dirigida a adolescentes, madres, padres y docentes, se estructura en seis apartados:

  • Infracciones legales frecuentes en la Red
  • Acciones ilegales contra las personas
  • Acciones ilegales contra el patrimonio
  • Diez casos prácticos para analizar
  • Para tener muy en cuenta.
  • Falsas creencias que se oyen en los juzgados de menores
  • La Ley se aplica siempre… también a los menores y en Internet
  • Algunas nociones básicas

Fuentes: Barrapunto, La Vanguardia y La Moncloa.

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

Anuncios


Deja un comentario

Sólo 1 de cada 4 jóvenes es consciente de las posibles repercusiones legales de sus acciones online

La popular cadena musical MTV emitirá el Día de San Valentín un especial bajo el título de “Sexting in America: When Privates Go Public” (Sexting en los EE.U.: Cuando lo privado se convierte en público). El programa forma parte de su campaña A Thin Line contra la extensión de los abusos digitales. Grupos musicales y personajes populares entre los jóvenes como Boys Like Girls, Michelle Trachtenberg, All Time Low y Asher Roth colaboran con la MTV para informar sobre los graves daños que el sexting, el ciberbullying y el ciberacoso pueden acarrear.

El programa se ocupará en profundidad del reciente aumento del sexting en la cultura popular, incluyendo el mundo de las celebridades. Analizará la frecuencia de estos actos de envío de fotos sexualmente sugerentes o explícitas mediante móviles o Internet y sus consecuencias, y se interrogará sobre las causas de que adolescentes y jóvenes adultos pulsen el botón de reenviar en lugar del de borrar.

Se recogerán en el programa casos de la vida real como la de Ally, cuya reputación fue destruida después de enviar sexting a su ex-novio, o la de Phillip que fue acusado de pornografía infantil por reenviar fotos de su novia menor de edad y que se enfrenta a la posibilidad de ser incluido en el registro de abusadores sexuales hasta que tenga 43 años.

Un estudio reciente de MTV y AP mostro que 3 de cada 10 jóvenes han enviado o recibido mensajes de sexting y más del 60% de los que los enviaron dijeron que se les había presionado para hacerlo por lo menos una vez. También reveló que los que han participado en el sexting tienen 4 veces más probabilidades de haber considerado la posibilidad del suicidio.

Otros datos genéricos sobre los abusos digitales:

  • Más del 75% de los jóvenes consideran el abuso digital un problema grave para la gente de su edad.
  • Sólo el 51% creen que sus acciones online les pueden acabar perjudicando.
  • Sólo el 25% creen que esas acciones pueden tener consecuencias legales.

Fuente: MTV


1 comentario

El 10% de los menores españoles ha sufrido ‘ciberbullying’

Generaciones interactivasEl estudio ‘La generación interactiva en España. Niños y adolescentes ante las pantallas’, elaborado desde la Universidad de Navarra por el Foro Generaciones Interactivas a partir de 13.000 entrevistas a niños y adolescentes de entre 6 y 18 años, ha arrojado algunos datos sobre la utilización que hacen de las NTIC:

  • El 95% de niños de entre 6 y 9 años, y el 97% de adolescentes de entre 10 y 18 años, señala que en su casa hay un PC
  • Antes de cumplir los 10 años, el 59% tiene o usa teléfono móvil y el 71% afirma contar con conexión a Internet, un porcentaje que se eleva al 82% en el caso de los adolescentes.
  • La navegación en solitario es predominante en el 85% de los adolescentes, mientras que más del 30% de los niños navega con algún familiar.
  • Generaciones Interactivas

  • El 70,2% de los encuestados afirma haber aprendido a navegar de manera autónoma, mientras que al 16% le ha enseñado sus padres y al 7% sus profesores.
  • El 70% de los menores utiliza las redes sociales.
  • El 40% posee una página o web personal o ha generado alguna vez contenidos en Internet.
  • A partir de los 16 años, el 50% construye o administra sus propios blogs (u otro tipo de webs), con temática orientada hacia la música, los deportes o los juegos.
  • El primer móvil lo tienen entre los 10 y los 12 años. Los más pequeños lo utilizan básicamente para hablar y jugar, mientras que los más mayores lo usan para escuchar música, y hacer o ver fotos y vídeos.
  • Un 76,2 % de jóvenes de entre 10 y 18 años usa los videojuegos sin compañía, frente al 64,9% de niños de 6 a 9 años.
  • Un 13% reconoce haber recibido mensajes o imágenes ofensivas a través de Internet.
  • Un 10% de niños han padecido ciberbullying.

Fuentes: Aprende más, TuExperto y Generaciones Interactivas


Deja un comentario

La trascendencia legal del ‘sexting’

El fenómeno del sexting se extiende como una mancha de aceite. Menores de edad, en su mayoría adolescentes, crean y difunden imágenes de alto contenido erótico o sexual de sí mismos o de terceros por medio de su teléfono móvil.

Cuando esas imágenes salen del contexto privado y llegan a ser de dominio público o incluso aparecen colgadas en Internet, el daño es irreparable. La intimidad de la persona que protagoniza las fotografías o vídeos se ve seriamente afectada y, con ello, suelen llegar otras consecuencias, como el linchamiento social del entorno próximo en forma de ciberbullying.

Por otro lado, estos actos tienen no poca trascendencia legal, puesto que son imputables como delitos relacionados con la pornografía infantil ya que, al fin y al cabo, se trata de menores de edad en situaciones que pueden ser catalogadas como pornográficas.

La etapa vital de los adolescentes se caracteriza, entre otras cosas, por un elevado nivel hormonal y por una escasa percepción del riesgo en términos generales. De esta forma, el sexting es observado como algo divertido y sensual, sin tener en cuenta sus potenciales consecuencias.

La inmediatez del teléfono móvil y sus posibilidades audiovisuales hacen el resto, con lo que grabar y enviar es posible en menos de un minuto y en cualquier momento y lugar.

La organización PantallasAmigas, mediante el sistema de vigilancia Ciberalerta, ha constatado la evolución alarmante del fenómeno. Si antes del verano ya se trataba de una cuestión significativa, en los últimos meses los datos que llegan son más preocupantes.

En España no se conocen casos relevantes, pero por semejanza con otro tipo de situaciones delicadas relacionadas con el uso de los teléfonos móviles o de Internet, va a ser un nuevo reto que nuestra sociedad debe afrontar.

Por ello, PantallasAmigas ha desarrollado una completa página web de apoyo a la labor de prevención, con datos, consejos y animaciones preventivas, que se pueden encontrar en Sexting.es.

Según Jorge Flores Fernández, responsable de la iniciativa PantallasAmigas es preciso comenzar a actuar. No podemos esperar al primer caso grave para empezar a pensar qué hacer para prevenir el siguiente. Sabemos que es una amenaza cierta y tenemos la responsabilidad de tratar de minimizar su impacto cuanto antes.

Fuente: Baquía